Get Adobe Flash player

Las Fundaciones de Interés Privado completan la gama de servicios offshore, destinados a la administración y protección de activos, de la cual dispone la República de Panamá. La Fundación de Interés Privado representa una alternativa diferente a las corporaciones o sociedades offshore panameñas, al permitir la protección del patrimonio destinado a actividades con fines no comerciales, incluso como mecanismo de organización testamentaria o como una compañía holding.

Las Fundaciones de Interés Privado están reguladas por la Ley 25 de 12 de junio de 1995 que constituye un instrumento innovador, flexible y moderno y ofrece grandes ventajas frente a fundaciones de otras jurisdicciones.

Cuentas Bancarias Offshore Locales.

Panamá es conocida por su Centro de Servicios Offshore, destacándose el Centro Bancario Internacional, que permite la apertura de una Cuenta Bancaria Extranjera o local, de forma ágil y segura, herramienta ésta indispensable para realizar operaciones financieras en una estructura offshore de planeamiento fiscal o de protección de activos, en conjunto con las corporaciones o sociedades offshore, las fundaciones de interés privado y los fideicomisos.

La Firma de abogados panameña Lealcastabogados puede ayudarle en el proceso de apertura de cuentas bancarias offshore en entidades bancarias de reconocido prestigio, brindándoles el servicio de preparar toda la documentación necesaria, como es el caso de las solicitudes de apertura de cuenta bancaria, en la redacción u obtención de los documentos legales requeridos, legalizaciones de las Actas de Corporaciones o sociedades offshore que nosotros administremos, guiándoles durante el proceso.

Los trámites pueden realizarse desde el extranjero. En general, los Bancos requerirán información y referencias sobre el historial comercial y bancario del interesado y, en ocasiones, una entrevista o reunión personal con el futuro Ejecutivo de su cuenta bancaria en Panamá podría ser necesaria. Una vez aceptada la solicitud por el Banco, se podrán realizar depósitos y retiros de fondos, ejecutar transferencias o cursar órdenes de inversiones, recibir sus chequeras, tarjetas de crédito, etc. Con esto, nuestra tarea quedaría culminada, no teniendo relación alguna con el movimiento de la cuenta o con las transacciones que se realicen en ella, por razones de discreción y confidencialidad.